La Regresion

Visitar nuestro pasado reciente
Abrazar de él lo bello y sanar lo que resiente.
Llegar a nuestra perdida inocencia, editarla en positivo y a conciencia
para que de heridas salga ilesa, ofreciendo al orbe fragante esencia.
Regresar a la época de escuela a sanear relaciones, situaciones y cómo tamiz que todo cuela, reaprender virtud, conocimiento…dando al futuro mejor cimiento.
Volver al seno de nuestro hogar, en dónde además de amar, por desgracia también aprendimos a dañar…para bendecir lo primero y lo Segundo, poder restañar.
Asistir ahora a ese momento justo…del nacimiento: al mundo fuimos ofrecimiento y este, testigo del sufrimiento que el nacimiento representó o semejante recibimiento fue experimentado en total contento?
Acoger y soltar, soltar y acoger para a la novedad estar dispuesto.
Llegar entonces a aquella hora en que se dio nuestra concepción… como violento y salvaje acto o cual reflejo y consecuencia de un gran amor?
Curarlo todo haciendo un pacto que restituya nuestro ser desde la concepción al día de hoy, razón de ser e hilo conductor de un proceso de sanación.

Anuncios

Lo Que Somos

Somos lo que tenemos.
Tenemos lo que merecemos.
Merecemos lo que pensamos.
Pensamos lo que hacemos.
Hacemos aquello que nos hemos habituado hacer.
Si tenemos menos de lo que somos
…hemos de alinear lo que merecemos, pensamos y hacemos con lo que sentimos y decimos en consonancia con el coloso dormido en nuestro interior por siglos sin fin demandando de nosotros el éxito monumental en que nacimos, por el que clama el universo; no tan sólo nuestro universo.

De Acciones

Puedo tornarme aburrido en ocasiones,
no estar a la altura de tus expectativas,
desentenderme en veces de tus preocupaciones;puedo incurrir en acciones que lesionen tus emociones o tus diatribas ignoren.
Pero igualmente puedo, para ti, mostrarme divertido, hacerte receptora de prerrogativas, minimizar tus preocupaciones con mis acciones; con ellas mismas sanar lesiones y bajar la intensidad de tus diatribas
…todo lo hago consciente para quererte.
No sólo para quererte, para quererte mejor.
Porque te amo me muevo, te promuevo y todo lo renuevo para vos.

Ritual

En el reloj, casi las tres
…con el corazón latiendo a mil
acá esperando por quinta vez.
Casi claudico, pues no te veo
…ya de camino, cuando te vi: grácil criatura que al caminar, mil fantasías sabe suscitar.
Sí, eres tú…o eso creo.
No te das cuenta, ahora te sigo
…depronto paras, miras atrás, para tu rumbo retomar.
Doblas la esquina…apresuro el ritmo, desapareciste de mi campo visual.
A usted qué le pasa, por qué me sigue?
Se le perdió una igual, por qué me persigue?
Qué no la sigo ni la persigo, no crea tal!
Ah…qué desconsuelo, mirando al suelo…
Qué dice usted?
Dije: ah, ya veo.
…entonces lo sigo o lo persigo?
No diga mas. Persigámosnos…y nos sentamos.
…así comienzan nuestros encuentros de la primera a la enésima vez.

Ofrecimiento

Te ofrezco mi corazón
que por ti siempre ha esperado
que cuidados ha soñado esperanzado.
En reciprocidad yo te entrego consuelo
cuando estés triste, compañía en tu recorrido
…ser tu calor en el frío y el beso que aunque no pidas… mis te quieros te transmitan.
…confidente de tu arcano, ese qué cuenta contigo; quien te toma de la mano tan sólo por reiterarte: “te ofrezco mi corazón, al corazón entregarte.

 

Cómo agua en mi desierto, eres tú.
Cuan rocío en mi yermo, eres tú.
Brisa suave en mi rostro, eres tú.
Quién acalla mi silencio, eres tú.
Errante estuve por mucho tiempo.
Errante, errando hasta que te siento.
Por eso ahora yo no consiento
…estar sin ti ni un sólo momento.
Sin conocerme, sin explicarme; sin aceptarme ni valorarme
…andaba yo hasta que apareciste
Y mi valor al acto acreciste.
Porque contigo todo cambió: mi soledad desapareció, la oscuridad se disipó, mi corazón renació al amor.
Hoy todo tiene otro color porque
…como agua en mi desierto, eres tú.
Cuan rocío en mi yermo, eres tú.
En mi rostro brisa suave, eres tú.
Quien acalla mi silencio, eres tú.

De piedras

Cargando piedras sufrimos
todo nuestro recorrido.
Están listas por si un día
nuestro edificio erigimos.
…arrastrando piedras a lo largo del camino
nuestro cuerpo cansamos, nuestra energía disminuimos.
Si piedras, cual milagro, en alimento tornáramos, bienvenidas fueran.
Pero qué triste! Con piedra en mano nos relacionamos: cual piedra nuestro desprecio esgrimimos
…cual piedra, nuestro rencor sobre el otro lanzamos
…cual piedra al rostro, con nuestro egoismo los lapidamos y el único edificio que construimos es la soledad.
Botemos las piedras que no sirven más: odio, vanidad, envidia, indiferencia no llevan a nada. Qué sea el amor la única esencia.